Metabolismo

Antes se pensaba que el subir o bajar de peso era únicamente una función de las calorías que primero se ingerían y luego se quemaban. Si se ingerían más calorías de las que se quemaban, se subía de peso; si se quemaban más de las ingeridas, se perdía peso. Sin embargo, ahora sabemos que la ecuación no resulta tan sencilla.

Los investigadores de la obesidad plantean la teoría llamada del «punto límite», que es una especie de termostato interno del cerebro y que hace que las personas sean resistentes al alza o baja de peso.

Si uno trata de sobrepasar el punto límite reduciendo drásticamente el insumo de calorías, el cerebro responde haciendo bajar el metabolismo y disminuyendo la actividad. El resultado es que se recupera el peso que se había perdido.