Factores genéticos

Numerosos estudios científicos han establecido que los genes desempeñan un papel importante en la tendencia al alza excesiva de peso.

El peso corporal de los niños adoptados no tiene ninguna relación con el peso corporal de sus padres adoptivos, quienes los alimentan y les enseñan sus hábitos alimentarios. Su peso sí guarda una correlación del 80 por ciento con sus padres genéticos, a quienes nunca han conocido.

Los gemelos idénticos (univitelinos), con los mismos genes, muestran una semejanza de peso corporal mucho mayor que los mellizos fraternos (bivitelinos), cuyos genes son diferentes.

En ciertos grupos de personas, como la tribu indígena Pima de Arizona, se da una alta incidencia de obesidad grave. Estas poblaciones se caracterizan también por tasas de diabetes y enfermedades cardíacas significativamente más altas que las de otros grupos étnicos.

Es probable que nosotros llevemos gran cantidad de genes directamente relacionados con el peso. De la misma manera como algunos genes determinan el color de los ojos o la estatura, hay otros que afectan nuestro apetito, nuestra capacidad de sentirnos saciados o satisfechos, nuestro metabolismo, nuestra capacidad de almacenamiento de grasa e incluso nuestros niveles normales de actividad.