Elección de Cirugía

La cirugía bariátrica es una cirugía mayor. Aunque la mayor parte de los pacientes experimentan una mejora en las condiciones de salud relacionadas con la obesidad (por ejemplo, la movilidad, la imagen de sí mismo y la autoestima), luego de los buenos resultados de la cirugía bariátrica, dichos resultados no deben ser el motivo determinante para someterse al procedimiento. La meta que se busca es una vida mejor, más saludable y prolongada.

Este es el motivo por el cual usted debe tomar la decisión de someterse a una cirugía bariátrica sólo después de estudiar el caso cuidadosamente y de consultarlo con un cirujano bariátrico experimentado o con un médico familiar conocedor de la materia.
Un cirujano calificado debe contestar sus preguntas con claridad y explicarle con exactitud los detalles del procedimiento, las implicaciones del periodo de recuperación y la realidad del cuidado de seguimiento requerido. Ellos pueden, como parte de una valoración de rutina para la cirugía bariátrica, exigirle que consulte con una dietista/nutricionista y con un psiquiatra/terapeuta. Esto tiene por objeto ayudarle a establecer una comprensión clara de los cambios postoperatorios en el comportamiento, que son esenciales para el éxito a largo plazo del procedimiento.

Cabe recordar que en los procedimientos médicos y quirúrgicos no existen garantías absolutas de ninguna clase. Incluso en los procedimientos más sencillos se pueden presentar resultados inesperados.

Sin embargo, lo que sí se puede afirmar es que la cirugía bariátrica solamente produce buenos resultados cuando el paciente hace un compromiso vitalicio. Algunos de los retos que debe enfrentar una persona después de someterse al procedimiento para pérdida de peso pueden ser inesperados. Los cambios en su estilo de vida pueden volver tensas sus relaciones con la familia y con la pareja.

Para ayudarles a los pacientes a lograr sus metas y a manejar los cambios que conllevan la cirugía y la baja de peso, la mayor parte de los cirujanos bariátricos ofrecen una atención de seguimiento que incluye grupos de apoyo, dietistas y otras formas de educación continuada.

En definitiva, la decisión de someterse al procedimiento es de usted y de nadie más. Después de haberse enterado de toda la información, usted debe decidir si los beneficios compensan los efectos secundarios
y complicaciones posibles. Esta cirugía es tan sólo una herramienta. Su éxito final depende de la adherencia estricta a los cambios recomendados en la dieta, el ejercicio
y el estilo de vida.

Casos complejos de cirugía
La Cirugía Bariátrica previa (laparoscopia o abierta), a veces produce resultados que no son los esperados, tales como el estancamiento en la pérdida de peso, la nueva ganancia de peso o la falla para controlar la salud y calidad de vida.

Gracias a nuestra experiencia, nos hemos especializado en resolver casos de alta complejidad como los que a continuación presentamos.

Banda gástrica ajustable fallida
Las causas más frecuentes son: estancamiento en la pérdida de peso, nueva ganancia de peso, penetración o deslizamiento de la banda, reflujo gastroesofágico, dilatación esofágica o intolerancia al procedimiento. La solución en estos casos es convertir el procedimiento en un bypass gástrico o una manga gástrica.  En algunos casos puede ser necesaria una derivación biliopancreática con cruce duodenal.

Gastroplastia vertical fallida
En la mayoría de las veces es posible realizar una conversión en un bypass gástrico o una manga gástrica por vía laparoscópica con bajo índice de complicaciones (< 1%).

Manga gástrica fallida (sleeve gastrectomy)
Puede que ocurra una pérdida inadecuada de peso con este procedimiento o que exista una nueva ganancia de peso ocasionada por la dilatación o agrandamiento de la bolsa gástrica. En estos casos, simplemente recalibramos la manga laparoscópicamente  y realizamos una nueva manga gástrica sobre la anterior o convertimos la manga en un bypass gástrico, sobre todo si existe un reflujo gastroesofágico incapacitante o realizamos una cirugía tipo SADI-S (Bypass duodeno-ileal de una sola anastomosis más gastrectomía en manga).

Bypass gástrico fallido
La pérdida inadecuada de peso o el deterioro de la calidad de vida del paciente, puede determinar la necesidad de realizar un estudio a fondo desde el punto de vista endoscópico o imagenológico para detectar las causas de este fracaso y corregir laparoscópicamente las mismas, ya sea a través  de la creación de una nueva bolsa gástrica o de una asa de bypass a una distancia adecuada o calibrando nuevamente la unión gastroyeyunal con colocación de anillo de silastic.

Cirugía previa abdominal no bariátrica
Algunos pacientes tienen antecedentes de cirugías previas tales como colecistectomía, cirugía antirreflujo, apendicectomía, peritonitis, eventrorrafias con malla,  lipectomía, entre otras, que reducen el campo operativo o visión laparoscópica por la múltiples adherencias. Estos factores pueden prolongar el tiempo de la cirugía, pero no son contraindicaciones para el abordaje laparoscópico.

Enfermedad severa asociada
La obesidad generalmente está asociada con  otras enfermedades como lo son la diabetes, hipertensión arterial, dislipidemia, apnea del sueño, hígado graso o cirrosis, etc., con marcado deterioro de la salud, lo cual aumenta el riesgo operatorio.  Una adecuada evaluación y preparación pre-operatoria puede reducir considerablemente el riesgo de complicaciones.

El soporte post-operatorio en la sala de cuidados intensivos puede ser necesario si el paciente está muy comprometido o si su riesgo coronario es alto. Caso contrario, los pacientes pueden regresar a sus habitaciones después del período convencional en la sala de recuperaciones post-operatoria.

En conclusión, podemos resaltar que siempre la experiencia es importante para resolver exitosamente las fallas iniciales de los procedimientos bariátricos para convertirlas en cirugías exitosas a corto y a largo plazo, proporcionándoles a estos pacientes una mejor calidad de vida.