Derivación Biliopancreática (Switch Duodenal)

Aunque este procedimiento también disminuyen el tamaño del estómago, la bolsa gástrica que se crea es mucho más grande que la de otros procedimientos. El objetivo es limitar la cantidad de comida consumida y alterar el proceso digestivo normal, pero a un grado muy superior. La anatomía del intestino delgado se modifica con el fin de desviar la bilis y los jugos pancreáticos, de modo que éstos se encuentren con la comida ingerida más cerca de la parte media o del extremo
del intestino delgado. Con este método que se plantea a continuación también se reduce la absorción de nutrientes y calorías, pero en mucho mayor medida que con los procedimientos previamente mencionados.

Switch Duodenal:

Este procedimiento es una variante de la Derivación Biliopancreática de Scopinaro, en el que la remoción gástrico se limita al margen exterior, y que deja una funda estomacal con el píloro y el principio del duodeno en su extremo. El duodeno, que es la primera parte del intestino delgado, se divide para desviar el drenaje pancreático y biliar. Luego se une el extremo próximo de la «ramificación alimentaria» al principio del duodeno, mientras que la «ramificación común» se crea de la misma manera como se describió anteriormente.

Ventajas:

  • Estos procedimiento por lo regular producen un alto grado de satisfacción a los pacientes, puesto que les permite digerir comidas más abundantes que con un procedimiento puramente restrictivo o con una Derivación Gástrica en «Y» de Roux normal.
  • Estos procedimientos pueden producir la máxima reducción del sobrepeso, dado que proporciona los niveles más altos de malabsorción.
  • En un estudio de 125 pacientes se logró una reducción del sobrepeso de 74% al cabo de un año, 78% a las 2 años, 81% a los 3 años, 84% a los 4 años y 91% a los 5 años.
  • El mantenimiento a largo plazo de la reducción del sobrepeso puede producir resultados si el paciente se adapta a un verdadero régimen dietético suplementario, de ejercicio y conductual.

Riesgos:

  • En todos los procedimientos de malabsorción hay un período de adaptación intestinal en el que los movimientos del intestino pueden ser muy líquidos y frecuentes. Esta condición va disminuyendo con el tiempo, pero tambien se puede convertir en algo de permanente ocurrencia para toda la vida.
  • Se puede presentar inflamaciones abdominales así como materia fecal fétida o gases.
  • Se recomiendo realizar una estrecha supervisión vitalicia en los aspectos de malnutrición de proteínas, anémia y enfermedades óseas; tambien se requiere un suplemento vitamínico de por vida. Se ha observado que en términos generales, si no se observan rigurosamente las instrucciones sobre la comida y los suplementos vitamínicos, por lo menos 25% de los pacientes desarrollarán problemas que requieren tratamiento.
  • Los cambios a la estructura intestinal pueden producir un riesgo aumentado de formación de cálculos biliares y la necesidad de estirpación de la vesícula.
  • La desviación de la vía biliar, los jugos digestivos pancreáticos y otros jugos gástricos pueden ocasionar irritación intestinal y úlceras.